domingo, mayo 14, 2006

Miguelina I


Dejó atrás las demasías,
palacios de cristal inventados,
se encomendó a las fantasías
para sumergirse al dolor del esclavo


En su mundo, aún era princesa
y alardeaba de sus antepasados
tejía en la red cuentos de fresa
vaciando sus tristes retratos


¡Pobre Miguelina!, exclamamos todos
¡Cuán triste debe ser tu frío cuarto!
donde el sapo que creíste príncipe
no te corona como habías soñado

5 Comments:

Blogger animal nocturno said...

un poquito obsesionada, no?

2:51 p. m.  
Blogger tirasdepapel said...

A más de una le pasa las de Miguelina!

4:24 p. m.  
Blogger evaristo said...

jajaja el mejor poema que he leido

4:46 p. m.  
Blogger Cianuro said...

pues entonces que miguelina agarre un hacha, o una bola de demolicion, y quiebre muros y puertas y espejos y techos.. pero sobre todo, que no vuelva a besar al sapo... "en boca cerrada no entraran tus moscas"

1:24 a. m.  
Blogger Federico said...

Sapos. y no es mala palabra.
Un saludo

1:11 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un vínculo

<< Home